domingo, 4 de enero de 2009



Mis zapatos vacíos,
tus abarcas desiertas.
Mis zapatos vacíos,
llenos solo de esperas…

Las abarcas mojadas,
del rocío en la tierra.
Los zapatos y abarcas,
solo llenos, de penas…

Los Reyes de este mundo,
hicieron mil promesas
pero nuestros, zapatos,
no entraban en sus cuentas.

En otros cielos dicen,
que volaron cometas...
pero mis zapatitos,
quedaron sin muñecas.

Tus abarcas, mojadas,
y manchadas de tierra,
también quedaron solas,
vacías... y desiertas.

Más, si un gran Dios existe,
haciendo cosas buenas,
zapatitos y abarcas,
los llenará de estrellas.

Enero,2007
Recordando a Miguel Hernández y a un poeta que pidió a Dios que llenase mis zapatos de estrellas el 5-1-43.


3 comentarios:

Malvís dijo...

Ojalá, querida Carmina, que ese Dios que existe, te llene esta noche los zapatitos de salud para que, por mucho tiempo, puedas regalarnos esos trocitos de corazón que son tus poemas.

Baruk dijo...

Como decía el sabio, más vale un pequeño amor que una gran riqueza.

por eso, ...que mejor que llenar los zapatitos de estrellas!!

Buen año

Melusina dijo...

Que tus Reyes sean este año que las estrellas te visiten todos los dias
Feliz, muy feliz año